Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

Cómo saber si las actividades extraescolares son creativas



La palabra "creatividad" está de moda: en todas las actividades que se proponen esta palabra está presente. Pero ¿realmente son actividades creativas todas las que exhiben esta palabra? Hoy quiero darte las claves para que sepas reconocer las actividades realmente creativas de las que no lo son.


De entrada damos por sentado que todo aquello que tiene que ver con el arte va a ser creativo, aunque esta es una creencia equivocada: que una actividad tenga el potencial de ser creativa no significa que vaya a serlo.
El problema es que incluso los artistas que son muy originales en su trabajo, no tienen una formación en cuanto a procesos creativos, ellos usan algunas de las técnicas para generar ideas de manera intuitiva, sin saber exactamente de dónde vienen las ideas, ni cómo las están provocando. A lo largo de los años he hecho incursiones en varias disciplinas artísticas y, en todas ellas, había una frase que repetían los profesores: "No se puede enseñar a crear". Bien, esto no es cierto, ellos no sabían enseñar a crear porque no conocían los entresijos de su propio proceso creativo, pero esto no significa que nadie sepa enseñar a crear. Lo que ocurre es que un artista está especializado en su arte, para conocer la creatividad tan a fondo como para poder enseñarla y educarla, se debe haber dedicado un buen número de años a estudiar esta materia, conocer  distintas técnicas, comprobarlas y verificarlas con distintos grupos de edad... 

Esta es una de las cuestiones que hay que comprobar cuando se escoge una actividad con la que educar la creatividad. Los profesores o monitores deben conocer las técnicas para generar ideas. Antes de apuntar a los niños y niñas, pregunta qué técnicas de creatividad se emplean. Puedes obtener varias respuestas:
-Estilo libre e improvisación; en este caso estamos hablando de cierta creatividad, pero muy limitada y desde luego nada enfocada a desarrollar el potencial creativo de los niños, sino más bien un laissez-faire, en el que salga lo que buenamente se pueda. Una vez terminado el taller y fuera de su ámbito, nada cambia en el modo de pensar o los procesos cerebrales de los niños y niñas. 
-Lápiz, carboncillo, óleos, etc.; en este caso te están hablando de técnica, que no tiene nada que ver con la creatividad. La técnica es lo que ayuda a conocer el manejo de las herramientas, puede ser muy útil para copiar modelos ya dados, pero no desarrolla en absoluto la creatividad de los niños y niñas. Para que se trate de una técnica de creatividad, ésta debería poder aplicarse a otros ámbitos, desde otras disciplinas artísticas hasta la innovación en la empresa. El carboncillo, por ejemplo, es un técnica de dibujo, aplicable solo al dibujo.

Si me preguntaras a mí, te diría que en mis clases utilizo las técnicas de la improvisación, pero también las combinaciones, las inversiones, los elementos aleatorios, el extrañamiento, las limitaciones... etc. Todas ellas son técnicas para generar ideas originales no solo en el arte, sino también en el campo de la innovación y cualquier otro ámbito laboral que necesita ideas frescas constantemente. Tras utilizar estas técnicas, los niños y niñas aprenden lo que se denomina "a pensar fuera de la caja", interiorizan otros procesos cerebrales y saben que hay modos diferentes de provocar la aparición de ideas novedosas. Su don natural, que ha quedado dormido por falta de uso o por ser penalizado, despierta de nuevo y tendrán ideas novedosas en otros ámbitos. 
Hace poco, una mujer me preguntó a qué me dedicaba y, en vez de contestarle, le hice una demostración con un ejercicio práctico. Al acabarlo dijo: "Ya sé a qué te dedicas, tú enseñas a pensar". Esto es lo que hace un taller realmente creativo, enseña a pensar, desde el papel en blanco, enseña a crear algo que no existía antes, por lo tanto no hay un modelo que copiar, ni referencias que no sean dadas por la propia imaginación.
Un taller que desarrolle la creatividad debe utilizar al menos tres de las técnicas para generar ideas, sin contar con la improvisación.

Otro punto importante para el desarrollo de la creatividad es el uso que se hace de la libertad de los creadores, en este caso los niños y niñas. Cuando se deja libertad absoluta en la creación, lo que se provoca es justo el efecto contrario a lo deseado, puesto que las posibilidades son infinitas y esta inmensidad bloquea. De ahí el miedo al papel en blanco que tienen muchos creadores. Una actividad que potencie la creatividad de los niños y niñas dará plena libertad en el cómo, pero limitará el qué. Por ejemplo, si estamos trabajando combinaciones de animales, la libertad absoluta de elección dará como resultado el bloqueo o, en el mejor de los casos, una idea muy simple, nada original, la primera idea que viene a la mente, combinando dos animales comunes. Si añadimos unos límites mediante la pauta dada, los resultados pueden ser mucho más interesantes y novedosos. Por ejemplo: mezcla un animal con alas y otro con la cola muy larga. Con solo esta pauta hemos descartado muchísimas opciones, a la vez que ponemos a los niños y niñas a pensar. Y volverán a pensar para decidir cómo hacer la mezcla y después representarla en el papel. 
Los límites son a lo que los creadores se pueden agarrar con firmeza para no perderse en el mar infinito de las ideas fugaces. Todo artista que se precie se ha puesto límites en sus creaciones más de una vez, porque intuitivamente sabe que eso le saca del bloqueo, le invita a superarse y da lugar a trabajos más originales. Si en los talleres "creativos" que se ofertan se da libertad total a la hora de crear, pueden ser talleres de expresión personal, pero desde luego no están enseñado a usar técnicas para generación de ideas o para romper bloqueos, ni están enseñando a pensar.


Si este artículo te ha parecido interesante, puedes suscribirte para recibir por email las publicaciones de este blog, desde el menú lateral derecho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia

Por qué los niños son más creativos