Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

Temas menores

El defecto que tenemos los adultos es que clasificamos continuamente las cosas, somos especialistas en separar temas menores de temas importantes o relevantes. Yo no creo que haya temas menores en el mundo, como mucho puedo admitir que en mi fórmula vital hay temas que son secundarios o directamente irrelevantes, pero de ahí a presumir que esos temas son menores a nivel general hay un gran camino.

Cuando organizamos lo que va a ser la educación de los niños, al ser ésta tan amplia y al abarcar tantas cuestiones, lo que hacemos es clasificarlas en temas importantes y temas menores. Y da la casualidad de que lo que para nosotros, los adultos, se ha afianzado como importante, para los niños y su percepción del mundo son temas menores. Y viceversa. Después nos lamentamos del fracaso escolar, de que los niños se distraen en clase, de que van perdiendo motivación a medida que crecen... Queremos que se interesen por aquellas cosas que nosotros consideramos que deben interesarse, olvidando por completo que interesarse es un verbo libre sobre el que no caben imposiciones de ninguna clase.

Pero creo que el mayor pecado que se comete en las clasificaciones que hacemos de los temas, es considerar todo lo relacionado con los niños un tema menor. Cualquier actividad o materia pierde su prestigio al añadirle el calificativo "infantil". "Creatividad" es algo imponente, mientras que "creatividad infantil" es algo casi sin dignidad sobre lo que infinidad de personas se dan el lujo de enumerar tips sin saber absolutamente nada del tema. Otro ejemplo: "literatura" no es lo mismo que "literatura infantil", siendo este último considerado desde siempre un género menor, con el terrible resultado de que pocos se toman en serio la calidad de lo que se escribe para los niños (y luego nos quejamos de que los niños no leen). 
Podría seguir enumerando ejemplos de este tipo, pero prefiero insistir en el tema que nos ocupa: estamos alimentando la inteligencia de los niños a base de sucedáneos, por subestimar su inteligencia. Mientras hagamos estas clasificaciones absurdas, por un lado adormeceremos la curiosidad innata de estas personas que estamos educando y, por otro, estaremos provocando que los profesionales más capaces eviten dedicar su trabajo al género infantil, creando así un círculo vicioso del que sólo los niños sufren las consecuencias.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia

Por qué los niños son más creativos