Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

Por qué los niños son más creativos

Siempre se dice que los niños son más creativos que los adultos, como si esta capacidad fuera algo que en un momento dado caducara y nos viéramos privados de ella. En realidad, tan sólo se trata de algunas habilidades y actitudes que se emplean en el proceso creativo y que, con el tiempo, vamos dejando de lado. 
Es cierto que en estas habilidades y actitudes los niños nos ganan por goleada, tal como se puede observar esta imagen (pincha para ampliar):



  • En primer lugar, los niños tienen siempre una actitud lúdica, o al menos siempre que se lo permitimos. Para ellos todo es un juego y esta forma de afrontar las tareas hace que no sólo estén más abiertos a nuevas ideas, sino que también posibilita el estado flujo, por la relajación frente a las exigencias y los resultados.
  • Los niños no tienen clichés mentales, no han fijado los conceptos de manera tan firme como los adultos y esto les permite ampliar sus miras sobre nuevas otras posibilidades.
  • En la naturaleza de los niños está la actitud experimental, el deseo de probar cosas nuevas, descubrir "qué pasa si...". Gracias a esta actitud, no hay limites para ellos en lo que se refiere a descubrir nuevas relaciones o combinaciones.
  • La espontaneidad y la improvisación son actitudes que les permiten asumir riesgos, lanzarse a lo desconocido sin reservas y así experimentar nuevas situaciones y sensaciones.
  • Por último, una gran ventaja que tienen los niños es su actitud a la hora de afrontar un error. Los niños están muy acostumbrados a equivocarse, saben que son aprendices y que lo normal es cometer errores. Un error para ellos no supone ninguna desgracia (a menos que un adulto se lo recompense con desaprobación) por lo que un fracaso no es en absoluto sinónimo de rendición.

Los adultos, en cambio, sólo les aventajamos en nuestra capacidad de planificación y organización, habilidades entrenadas durante toda la infancia, especialmente en la escuela. Esta habilidad, sin duda, es muy útil en el proceso creativo, ya que es la que hace que una creación espontánea pueda pasar al siguiente nivel y mejore su calidad y su claridad con las múltiples mejoras del borrador.

Todas estas actitudes y habilidades, en conjunto, hacen que una persona sea creativa. Si lo que pretendemos es estimular la creatividad de los niños, debemos esforzarnos en mantener las capacidades que ya tienen (la única que todavía les falta ya se está trabajando en la escuela, así que no hay que reforzarla más), para que las conserven en su vida adulta. En cambio, si lo que queremos es recuperar la creatividad de los adultos, se trataría de cultivar nuevamente las capacidades que tuvieron una vez.


Si te ha resultado interesante este artículo, puedes suscribirte para recibir los artículos por email, en la barra lateral derecha. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia