Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

La paciencia

Una de las habilidades beneficiosas en el proceso creativo que no figuran en el cuadro de mi artículo anterior porque no difiere de niños a adultos, es la paciencia.
La paciencia es el don que hará posible alcanzar la excelencia, gracias a ella nos tomaremos todo el tiempo que sea necesario para llevar a cabo un proyecto, para perfeccionarlo, para compartirlo en el momento oportuno e incluso para esperar el tiempo necesario hasta que obtengamos resultados como recompensa al trabajo. Pero mucha gente puensa de sí misma que no es paciente y, en los tiempos que corren (y corren literalmente), nadie tiene ya tiempo para nada, esperar es sinónimo de frustración y la paciencia se ha esfumado casi por completo de entre las habilidades humanas. Sin embargo, es uno de los principales elementos de la inteligencia emocional.

La buena noticia es que la paciencia no es un rasgo de la personalidad, sino una actitud frente a las distintas situaciones: una misma persona puede resultar muy impaciente a la hora de relacionarse con los demás y en cambio ser muy paciente a la hora de conseguir sus metas. O al revés. 
Al no ser un rasgo fijo, la paciencia se puede cultivar. Yo puedo dar fe de este hecho, porque también me etiquetaba a mí misma cómo "impaciente" y, efectivamente, así me comportaba. Entendí que podía cultivar la paciencia de manera accidental, cuando, hace algunos años, me propuse dibujar todos los días para mejorar la técnica. El problema era que no tenía ideas todos los días (así es, era incapaz de generar ideas, mi mente dibujante estaba bloqueada desde hacía décadas por etiquetajes erróneos y prematuros sobre mis habilidades en el dibujo) así que me entró miedo a no saber qué dibujar al día siguiente. Decidí hacer dibujos tan detallados que no pudieran ser acabados de una sentada y así tener algo que hacer cada día, pese a las escasas ideas. No tenía prisa por acabar, al contrario, intentaba alargar el máximo tiempo posible cada uno de los dibujos. Y así, un día, me di cuenta de que que había adquirido una paciencia extraordinaria para dibujar. Una vez adquirida esta mentalidad paciente, sólo tuve que aplicarla en todos los ámbitos.

¿Cómo se puede enseñar la paciencia en los niños? Sólo hay un método: mediante el ejemplo. Sé que en este blog casi todo lo que escribo supone un autocultivarse para los padres y educadores, pero de verdad que nunca he visto a nadie enseñar bien algo que no sepa hacer, o transmitir bien algo que no ha interiorizado. 
Así que, para cultivar la paciencia de los niños, hay que dar ejemplo. Es muy eficaz sentarse con ellos y hacer algo que requiera paciencia, marcando el ritmo y el tiempo de la tarea con la simple realización de ésta junto a ellos. En cuanto a actividades para aumentar la paciencia, las actividades manuales tipo enhebrar cuentas pequeñas en un hilo para hacer un collar, o hacer ganchillo o punto, son las más adecuadas. Esto se debe a que son actividades físicamente repetitivas, que permiten relajar nuestro lado racional y "el centro de mando" encargado de las decisiones, favoreciendo la actividad del hemisferio derecho del cerebro y las ondas Alpha, tan beneficiosas en en proceso creativo.

Merece la pena cultivar la paciencia en niños y adultos, ya que es uno de los dones más escasos hoy en día que sólo aportará beneficios a quien la posea.


Comentarios

  1. Anónimo1/30/2015

    Me encanta todo los que escribes y estoy de acuerdo. ¿Pero que hago para ayudar a mis hijos? Para tener paciencia, enseñarles a ser creativos...pq como tú dices, yo no lo tengo. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/30/2015

    Soy la chica que acaba de hacer el comentario.
    Me llamo Vanessa y mi dirección es vanessa_maguil@hotmail.com- gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vanesa. Lamentablemente no hay trucos mágicos para cultivar la paciencia. Podrías empezar un proyecto conjunto con ellos, algo de suficiente envergadura como para que no se pueda acabar en un día y pasar primero 10 minutos trabajando en éste junto a ellos, luego subir a 15, a 20 etc. Pero lo fundamental en esto de cultivar la paciencia es olvidarse del resultado, disfrutar tanto del proceso que hasta tengas ganas de retrasar el momento de finalizarlo. Y sólo entonces tendrás paciencia. La falta de paciencia se debe a estar enfocados en los resultados finales, querer alcanzarlos cuanto antes. Olvida esto y serás paciente.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Por qué los niños son más creativos