Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

La creatividad no es un extra

Muchos piensan que la creatividad es algo así como un extra, algo de lo que preocuparnos cuando todas las demás necesidades y habilidades están cubiertas, un capricho para enriquecer la vida, para quien ya no sabe qué hacer con su tiempo, pero improductivo a fin de cuentas. Esto se debe a que se relaciona la creatividad únicamente con las actividades artísticas, que es el trato que recibe en la escuela.
Sin embargo, a lo largo de los años en mi trabajo con niños, he podido observar que la creatividad es una habilidad básica de la que hacemos más uso cuanto más difíciles son las circunstancias. Los niños que tienen todas sus necesidades cubiertas, a medida que van siendo aleccionados sobre cómo deben hacerse las cosas y sobre que hay un sólo modo correcto de hacerlas, pierden su creatividad y su capacidad inventiva por completo, quedándose paralizados ante cualquier nueva tarea. Al mismo tiempo y bajo el mismo aleccionamiento, los niños que provienen de situaciones difíciles, si bien tienen esta misma parálisis ante las tareas escolares, mantienen su capacidad creativa intacta en cuanto a resolver problemas de otro tipo (por ejemplo la ausencia de materiales). 

Ya he hablado en distintas ocasiones sobre las limitaciones y los beneficios que tienen éstas en la creatividad. Es justo lo que pasa con los niños que se han criado en un medio que no tiene miramientos con ellos pero les exije lo mismo que a los demás. He visto niños fabricarse un cúter plenamente funcional con materiales que cualquiera tiene en su estuche (y no voy a dar las ideas aquí, porque el resultado es un instrumento muy peligroso) y les he visto convertir una bonita manualidad musical en un arma de autodefensa. Cierto que las creaciones de estos niños tenían un componente violento, pero esto se debe a que la creatividad se suele enfocar hacia problemas que nos urge resolver y las suyas tenían este componente de supervivencia a la pobreza y a la violencia. 

Así pues, la creatividad no es un extra que sólo sirva para hacer nuestra vida más placentera, sino una importantísima habilidad que asegura la supervivencia, de ahí la importancia de desarrollarla desde pequeños. Cuanto más acuciantes sean nuestras necesidades, más uso haremos de la creatividad. Todos los inventos que ha habido hasta ahora han nacido de la necesidad de resolver un problema. Por lo tanto, si queremos desarrollar la creatividad de nuestros niños, es mejor no proporcionarles todo lo que necesitan y dejar que busquen otras soluciones, estimulándolos y retándolos para que encuentren otras maneras de conseguir los mismos resultados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia

Por qué los niños son más creativos