Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

Un diario creativo para niños

La creatividad, aunque se manifiesta mediante la acción, es una actitud y, como tal, debe formar parte de la vida diaria. No hay un botón de on/off que haga conectarla a voluntad cuando la necesitamos, sino que hay que cultivarla de forma continuada. Esto puede suponer algunas dificultades cuando se trata de estimular la creatividad de los niños, ya que requiere invertir un tiempo para preparar las actividades que éstos vaya a realizar... y todos sabemos como andamos de tiempo en la sociedad actual. Pero hay algunas actividades que podemos tomar como hábitos y que nos sirvan para este propósito.



En esta actividad que propongo hoy, vamos a aprovechar una de las características de los niños. Los niños son muy dados a coleccionar nimiedades, por eso funcionan tan bien los cromos y los tazos elaborados a propósito para que los pequeños pidan siempre bollería industrial o snacks hechos de grasa y petróleo para merendar. Pero ya antes de estos inventos comerciales, los niños coleccionaban toda clase de objetos que iban encontrando: piedras curiosas, botones, cuentas de algún collar roto, etc. Vamos a aprovechar este afán coleccionista para hacer algo creativo con todos estos objetos: un diario creativo.

Se va a necesitar un cuaderno y materiales de escritura y dibujo de los que usan en clase. Cualquier otro extra bienvenido sea, pero no es necesario. 
Se trata de observar cada día aquello que hayan traído a casa los pequeños y, en vez de tirarlo a la basura, encontrar la forma de integrarlo en una creación. Si el niño trae, por ejemplo, el cordón de un zapato, vamos a ver a qué se parece. ¿A una serpiente? De acuerdo, pues tendrán que pegar el cordón a una hoja del diario y plasmar mediante el dibujo lo que le falta para ser una serpiente: un par de ojos, pintar unas rayas sobre el cordón, etc. Un hilo de césped puede parecer la hoja de una espada y un botón la nariz de un cerdito. 
Por supuesto, tendrán que ser los niños los que descubran a qué se parece ese objeto, el adulto sólo debe ayudar mediante preguntas abiertas que tengan diversas alternativas.
Se puede hacer la actividad proporcionando nosotros mismos el objeto que sirva de punto de partida, pero es mucho mejor utilizar aquellos que traen a casa los propios niños: si los niños han recogido el objeto insignificante es porque les ha llamado la atención por algún motivo, señal de que detrás de ese objeto está esperando alguna idea que quiere salir.

Mediante este diario creativo estaremos familiarizando a los niños con la técnica del extrañamiento, una de las más fértiles que conozco y que se usa en diversas disciplinas artísticas, así como en otros procesos creativos. El extrañamiento consiste en sacar de contexto el objeto, olvidando su utilidad y función, para mirarlo con nuevos ojos y buscar significados y utilidades alternativas. Esto obliga a entrar en un modo mental diferente al que usamos para manejarnos día a día, activando el potencial del hemisferio derecho que tendrá que examinar los detalles, establecer nuevas relaciones y buscar alternativas a lo conocido.

Si no quieres perderte estas actividades que iré proponiendo, así como las fichas descargables, puedes suscribirte para recibir por correo los artículos del blog, en la barra lateral derecha.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia

Por qué los niños son más creativos