Apps para desarrollar la creatividad de los niños

Imagen
Este artículo nace a raíz de una conversación en el muro de Facebook Laura Mascaró, donde me he comprometido a escribirlo. El tema es la tecnología. Hay muchos padres y madres que se resisten a acercar a sus hijos a la tecnología, creyendo que les perjudica o que perderán las habilidades analógicas, etc. Pero lo cierto es que esta privación del acceso a las herramientas, que han venido para quedarse, abre una brecha de habilidades y destrezas entre estos niños y los que sí tienen esta oportunidad, una brecha que se agranda cada vez más y que puede suponer una gran desventaja competitiva en su vida adulta.

Cómo programar actividades creativas para los niños

Una idea muy extendida es la de que, con unas clases de dibujo o las actividades de manualidades, ya se está trabajando la creatividad infantil. Bueno, esto puede ser cierto o no, según el enfoque que se esté dando a las clases. Hay que decidir deliberadamente que estas actividades fomenten la creatividad, porque de lo contrario pueden convertirse en una simple transmisión de conocimientos sobre técnicas diversas. 


Por ejemplo, podemos decir que las manualidades en las que se explica cómo elaborar un objeto paso a paso no fomentan la creatividad infantil, puesto que no se crea nada nuevo, sólo se intenta repetir un modelo ya existente. Lo único que pueden aportar a la creatividad este tipo de manualidades (copiando un modelo) es la experiencia en la manipulación de materiales, que algún día servirá para algo. Es positivo realizar actividades manuales, pero desde luego no puede considerarse que con esto ya se esté trabajando la creatividad. La creatividad implica pasar por todas las fases del proceso, desde el germen de la idea hasta el resultado final, pasando por la planificación, la experimentación y la elaboración.

Entonces ¿qué requisitos deben cumplir las actividades para que sean estimulantes para la creatividad infantil? A la hora de planificarlas tenemos que buscar el equilibrio entre las limitaciones y la libertad, puesto que ambas son ingredientes necesarios en el proceso creativo:


  • Las limitaciones nos obligan a buscar soluciones diferentes a las que encontraríamos normalmente. Además, sirven de punto de apoyo, o punto de partida, para no perderse en el infinito de las posibilidades existentes (por ejemplo un papel en blanco en el que eres libre de hacer lo que quieras, esto suele generar el bloqueo)
  • La libertad es necesaria para descubrir nuevas formas de hacer, para experimentar, para arriesgar y escoger entre las distintas ideas generadas.
Ni la limitación absoluta (como en el ejemplo de las manualidades paso a paso) ni la libertad absoluta de un papel en blanco van a ayudar a despertar la creatividad, sólo la combinación de ambas resulta eficaz.

A la hora de planificar estas actividades, podemos limitar los materiales a usar y dar libertad en la técnica. Por ejemplo: crear un elefante con papel aluminio, una piedra, arroz y pegamento, sin especificar cómo debe hacerse. En este caso, los niños tendrán que pensar distintas opciones, probar, desechar, decidir. Es importante que los materiales estén escogidos al azar, que sean materiales de distinta textura y maleabilidad, para abrir la posibilidad de variedad de opciones. Pueden ser materiales que tengamos a mano en ese mismo momento, de hecho esta práctica, la de usar materiales que estén a la vista en ese mismo momento, repetida en el tiempo, es de lo más recomendable para ayudar a los niños a interiorizar la idea de que son creativos y capaces de encontrar soluciones.

Otra posibilidad es limitar el tiempo: crear un elefante en 15 minutos, con los materiales que se desee de los que hay disponibles en la casa (y si el niño decide ir a la cocina a coger una cebolla, habrá que permitírselo). 

En ambos ejemplos, en las pautas he marcado qué es lo que hay que crear, en este caso es un elefante. Esto se debe a que, a la hora de generar ideas, necesitamos saber a dónde vamos, qué es lo que queremos obtener, un enfoque que sirva de guía, a la vez que haga posibles las asociaciones (otro factor clave en la creatividad). Decirle a un niño "Dibuja algo" es lo mismo que echarle el mal de ojo a sus musas infantiles, igual que nos pasa a los adultos. Para crear, se necesita una dirección hacia la que dirigirse, un objetivo que cumplir, un problema que resolver.
Así pues, para programar actividades creativas, tenemos que plantear un problema a resolver, definir unas limitaciones, pero no explicar nunca a los niños cómo debe hacerse.


Si te resultan interesantes las actividades para desarrollar la creatividad, recuerda que regularmente publicaré aquí fichas descargables, además de otros ejemplos como el de hoy. Si no quieres perdértelos, puedes suscribirte para recibir los artículos del blog por email (sólo recibirás los artículos del blog, no te enviaré otros correos que llenen tu bandeja de entrada).



Comentarios

Entradas populares de este blog

Apps para desarrollar la creatividad de los niños

La paciencia

Por qué los niños son más creativos